EL ESPIRITU DE JUEGO

img_espiritu

¿Qué es el Espíritu de Juego?

El Espíritu de Juego es un comportamiento consciente practicado por los jugadores a nivel mundial antes, durante y después del juego. Engloba actitudes y habilidades como el buen conocimiento y aplicación de las reglas, disposición de justicia, juego seguro y conocimiento espacial, comunicación clara y tranquila y actitud positiva y respetuosa hacia sus compañeros, fans y oponentes, en un esfuerzo mutuo para proteger la alegría básica de jugar.

El Espíritu promueve las RELACIONES y construye el RESPETO

La esencia del Espíritu nació durante los primeros juegos por los creadores del ultimate. Jugando entre si, practicaron el sistema implícito de honor, donde nadie toma ventajas injustas en el juego entre amigos.

Años después, conforme se expandió el deporte más allá de círculos de amigos, esta idea se codificó en reglas para mantenerlo: para mantener el foco en la alegría de jugar en lugar de "ganar a toda costa" la actitud que con frecuencia nace en las competencias.

Para ayudar a crecer el Espíritu, trata a tus oponentes como tratarías a tus amigos más cercanos y confía en ellos de la misma manera. Requiere pasos activos: Conoce a tus oponentes, agradece que están jugando contra ti y reconoce sus mejores jugadas. Tus juegos y relaciones se beneficiarán de esto.

¡El Espíritu apoya el AUTO-ARBITRAJE y vice versa!

El Espíritu de Juego requiere que cada jugador en el campo conozca las reglas y sea capaz de realizar los llamados de manera honesta y justa así como aceptar las llamadas que se realizan en su contra (donde reconozcan que han causado una falta) Los jugadores son responsables de su comportamiento y desempeño y el auto-arbitraje lo hace explícito.

Si se hace de manera correcta, el auto-arbitraje proporciona los juegos más justos en todos los niveles de competencia, debido a que cada persona involucrada en juego tiene la misma responsabilidad y autoridad. A su vez, el auto-arbitraje crea y fomenta una cultura donde el Espíritu se pone en práctica y se demuestra.

El Espíritu comienza con la CONFIANZA

En todos los deportes, se pueden presentar acciones accidentales que rompen las reglas. Cuando estas se resuelven de manera justa, incrementa el disfrute del juego, si se maneja de manera injusta, puede causar frustración y mayor conflictos.

Una manera simple de mejorar las discusiones en las llamadas es confiar en tus oponentes. Cuando comienzas con la confianza, las conversaciones naturalmente corren de manera más suave y establece un antecedente de como se resolverán futuros llamados (por o hacia ti). Al asumir que estan realizado llamados por que creen que es legítimo y significativo, tú mejoras las oportunidades de estar de acuerdo con el resultado. Siempre dales el beneficio de la duda.

De manera similar, se comprensivo que otros estén en desacuerdo con tu llamado y que la razón del desacuerdo puede simplemente requerir un momento de consideración o una explicación calmada para resolverlo. Si desea tener mayor mérito de confianza en las discusiones, trabaja en proporcionar una buena evidencia de por que realizas el llamado o te opones a el.

El Espíritu se ESPERA de CADA JUGADOR

Las comparaciones entre Espíritu y Juego Limpio o Deportividad son comunes y es razonable que se consideren ideas similares. La gran diferencia es que mientras el Juego Limpio y Desportividad son cualidades deseables, el Espíritu de Juego es una calidad esperada, una que se requiere en cada jugador sin importar el nivel de juego o como actúe tu oponente.

Mientras algunos deportes tratan de faulear de manera intencional como parte de la forma en que se está realizando el juego, el Espíritu establece la expectativa de que ninguna regla se romperá de manera intencional o incluso ignorarlas. Va más allá del simple entendimiento y aplicación honesta de las reglas en el juego. Enfatiza la comunicación entre jugadores en el campo y cooperación de equipo a equipo para resolver situaciones que pudieran menguar la oportunidad de un juego excelente. También proporciona un marco para reconocer una gran jugada y nos empuja a crear interacciones positivas entre jugadores.

Este comportamiento consciente no es solo algo que se muestre solo en momentos de conflicto, más bien es algo que se refuerza en sesiones de práctica a lo largo de las celebraciones después del juego.

El Espíritu es EL MISMO incluso cuando es DIFERENTE

Conforme juegas con una mayor variedad de jugadores y equipos, notarás que ellos ven las situaciones y realizan las llamadas de manera diferente a la que tú lo harías. Por ejemplo, algunos podrían ser estrictos con los travels pero cómodos con el incremento de contacto físico, mientras otros ser completamente lo opuesto. o quizás tu equipo puede hacer algunos llamados para no interrumpir el flujo de tu ofensiva, pero esto no te da el derecho de esperar menos llamados que el otro equipo de manera legítima cree que mereces, ni le da permiso al otro equipo de cometer una falta solo por que "saben" que no vas a hacer el llamado. En dicho caso, puede necesitar comunicación adicional para balancear estas perspectivas de competencia.

Mientras que el Espíritu de Juego per se no cambian con el nivel o el ambiente de juego, el contexto en el que juegas puede requerir diferentes comportamientos.

Es importante reconocer que la diferencia de prioridades y perspectivas no significa que tus oponentes tengan menor Espíritu. Cuando te enfrentas a un equipo que está cómodo con el roce físico menor al tuyo, tu comportamiento debe ajustarse a ese. En el ultimate, el mínimo para iniciar un contacto con otro jugador es cero y la responsabilidad es en el equipo más físico de ajustarse al nivel de sus oponentes, manteniendo el juego disfrutable para ambos.

Trabaja en evitar cualquier suposición negativa y cuando sea adecuado, se proactivo en cuanto a discutir como los estilos de juego pueden combinarse o tener conflicto. Evalúa su Espíritu por su apego a las reglas, el respeto y esté consciente en como juegan y realizan llamados (o responden).

Algunos equipos se enfocan en la diversión y disfrutar el juego mientras otros se enfocan en dar su mejor juego sin importar quien es su oponente. Ambos son aspectos importantes del Espíritu, un juego que termina en una dispersión amplia de puntos que puede jugarse con mucho Espíritu para el disfrute de ambos equipos. La comunicación y llegar aun lugar en común es importante, especialmente cuando tus oponentes parecen estar en el lado opuesto del espectro.

El Espíritu requiere CONSISTENCIA

Un elemento clave para minimizar el Espíritu es la consistencia en el comportamiento. Los jugadores deben ser consistentes con los llamados que realizan durante todos los puntos del encuentro independientemente del contexto. Es decir, si quiere hacer un llamado por una infracción particular durante un punto final empatado, también debe hacerlo al inicio del juego. Por otro lado, si no cree que requiere hacer el llamado al inicio del juego, se debe evitar ese llamado después, incluso si la competencia es mayor.

También es importante para los jugadores en un equipo sean consistentes de jugador a jugador. Los equipos experimentados con frecuencia tienen un código de equipo al cual se apegan todos los jugadores. Esta clase de consistencia beneficia ambos equipos ya que es claro que esperar de los otros jugadores y oponentes, no solo en un juego si no en la historia entre los equipos

Es la ruta hacia la FUERZA MENTAL

Los equipos con experiencia entienden que los jugadores que practican el fortalecimiento de Espíritu los prepara para dar lo mejor en situaciones bajo presión, como un punto con viento o después de una discusión. Ser capaz de comunicarse, enfocado en los elementos controlables del juego y respetando y confiando en los oponentes, incluso cuando sus opiniones son diferentes a las tuyas -- todo esto te permite dar tu mejor juego.

Los mejores jugadores son con frecuencia los atletas con mejor Espíritu en sus equipos. Mentalmente más fuertes y preparados, les toma menos tiempo desprenderse de la energía negativa, llevándolos a mejores decisiones en el campo. Ellos revitalizan a su equipo en lugar de alimentar la confianza del oponente.

Practicar el Espíritu mejora no solo su relación con su equipo y oponentes, también ayuda a ser un mejor atleta.

Recuerde, R.E.S.PI.R.A.

Invariablemente los juegos tienen sus peores momentos con llamadas difíciles R.E.S.PI.R.A. es una estrategia que le ayuda a los jugadores a mantener las interacciones positivas y efectivas en el campo de juego

[R]espira, no reacciones de inmediato,

[E]xplica lo que crees que ocurrió,

[S]in reacción, considera lo que ellos creen que ocurrió,

[PI]de el apoyo de otros en cuanto a la perspectiva y reglas

[R]ecuerda escucha a todos, y

[A]hora haz tu llamado!

Siguiendo estos pasos en orden, a pesar del resultado del llamado, lleva a los jugadores a una impresión positiva y generar confianza en que ambas partes se enfocan en resolver la jugada de manera justa. requiere de práctica. R.E.S.PI.R.A.

El Espíritu puede MEDIRSE

El Espíritu de Juego se puede construir a partir de cinco fundamentos, que se utilizan en tanto la auto evaluación como la evaluación del oponente durante los torneos oficiales de la WFDF. Estos fundamentos son:

  1. Conocimiento y uso de las reglas,
  2. Evitar cometer faltas y el contacto corporal,
  3. Disposición justa,
  4. Actitud positiva y auto control y
  5. Comunicación.

La práctica propositiva de cada uno de estos elementos lleva al crecimiento de jugadores y equipos con Espíritu.

Pensamientos Finales

El Espíritu de Juego es una gran parte del crecimiento y atracción del ultimate. Lo hace atractivo para los principiantes y mantiene a los veteranos activos e involucrados. Alberga una cultura de inclusión e igualdad. En el 2015, el Comité Olímpico Internacional le proporcionó un reconocimiento a la WFDF y al Ultimate como deporte. El Espíritu de Juego único del Ultimate y la historia del auto-arbitraje se citó como dos factores determinantes.

El trabajar para tener un mejor Espíritu requiere compromiso pero ambos, tú y el juego serán mejores conforme progreses.

El espíritu es contagioso, ampliamente aplicable y con frecuencia se extiende a la influencia más allá del comportamiento en el campo, tambien en las vidas de los jugadores fuera del campo para el beneficio de todos.

Agradecimiento Especial a los Siguientes Colaboradores

Paolo Chiappin, Patrick van der Valk, Travis Smith, Brian Gisel, Will Deaver, Daniel Raabe, Dario Lucisano y a los miembros del Comité de Espíritu de Juego de la WFDF.